Inicio /  Libro Biografías  / Atahualpa

Atahualpa

Fue el último soberano inca. Nació en Quito, alrededor del año 1500. Hijo de Huayna Cápac y Tocto Coca descendientes de Pachacútec. Fue destacado por ser un valiente guerrero y un hábil conquistador. Vivió siempre fuera de Cusco, a diferencia de su medio hermano Huáscar, quien siempre estaba en la capital del imperio.

Rivalidad

Las guerras entre los dos hermanos no era una cosa extraña para los pobladores ya que eso siempre sucedía al final de cada gobierno (muerte del líder inca) porque ellos acostumbraban a la lucha por el poder.

Las normas del imperio permitían la dualidad del poder, Atahualpa manejó el gobierno del norte mientras su hermano tomo el control el aparato religioso. Allí empieza el conflicto, Huáscar reclamaba el poder total aclamando ser el hijo legítimo mientras que Atahualpa negaba ser un bastardo.

En 1532 las tropas de Atahualpa derrotaron a las de Huáscar justo cuando los españoles se acercaban a Cusco.

Atahualpa

Guerra fratricida

El 16 de noviembre de 1532 en la Plaza de Armas de Cajamarca, se realizó el encuentro con los españoles, Atahualpa y Francisco Pizarro se vieron por primera vez. Atahualpa subestimo a los españoles pensaba que no eran riesgo para su trono, sólo temía que se unan con las tropas de su hermano por lo cual lo mandó a ejecutar. El sacerdote Vicente de Valverde presento al inca una biblia como palabra del Dios verdadero, este lo agarro se lo puso en el oído y al no escuchar nada lo dejó caer. Pizarro grito y comenzaron a disparar los cañones sobre el gentío sin armas por ello el inca fue capturado. Al esparcirse la noticia los enemigos del inca se pusieron al servicio de los españoles.

Negociación

Atahualpa le ofreció a Pizarro un cuarto lleno de oro y plata a cambio de su libertad, los españoles quisieron más y pidieron mucho más al inca.

Atahualpa y los españoles

Final

Sin embargo Pizarro no cumplió su palabra y el 26 de julio de 1533, Atahualpa fue ejecutado en la plaza de Cajamarca, a última hora se le conmutó la pena de hoguera por la de garrote por haberse dejado bautizar. La muerte de Atahualpa selló el fin del fabuloso Imperio de los Incas.

Fuente: Álbum enciclopédico de biografías - El Popular